El uruguayo de 19 años se convirtió en el segundo talento del país que llega a la franquicia angelina con un contrato de Jugador Designado Joven, después de Diego Rossi.