Durante casi 40 años -después de la revolución islámica en 1979-, Irán prohibió a las mujeres la entrada a los estadios de fútbol y de otros deportes. Los clérigos argumentaban que las mujeres deben ser protegidas del ambiente masculino.