"Se hizo normal, como una costumbre mentir, pegarme, decir cosas sobre mí", aseguró el jugador del Barcelona.