Con su tercer galardón consecutivo, el astro del Barça se consagró como el hombre con más Botas de Oro de la historia.