El Liverpool, campeón de la Champions, conquistó este miércoles su 4ª Supercopa de Europa al derrotar al Chelsea tras una interminable tanda penales (2-2 tras 120 minutos, 5-4 en penales).