La nipona, de tan solo 21 años, suma su segundo torneo de Grand Slam.