SafeSport, una entidad encargada de investigar acusaciones de abusos sexuales en el deporte estadounidense, le había impuesto una suspensión.