"Todos los ciudadanos esperan con gran esperanza la llegada de los Teros", afirmó el embajador de Japón, Tatsuhiro Shindo.