Las primeras reacciones en París al conocerse la propuesta del Barcelona eran de optimismo prudente, aunque con un gran signo de interrogación por Dembélé.