La última propuesta del PSG consistía en un pago de 130 millones de euros y una cesión de Dembélé, además de dos traspasos, los de Rakitic y Todibo.