El hombre, Matías Sebastián Nicolás Firpo, había cambiado de apariencia física para intentar ocultarse.