El futbolista le hace amagues con la pelota a su enorme mascota, quien no logra quitarle el balón.