Aunque parecía que todo terminaría mal, el piloto maniobró la nave y logró evitar una desgracia.