Una expolicía de Mississippi se enfrenta a 20 años de prisión por dejar a su hija pequeña en un auto mientras se iba a mantener relaciones con su jefe.