El momento fue grabado por un turista en un parque nacional de Sudáfrica.