Aparte de ser la autora del algoritmo, la científica también llevó a cabo una serie de pruebas para confirmar que la foto no fue el resultado de un fallo técnico.