El divertido hecho ocurrió durante la jornada de elecciones nacionales en Argentina.