Las palabras del hombre, un mensaje en tono humorístico que dejó grabado antes de morir, convirtió la tristeza de los asistentes del sepelio en lágrimas de risa.