En Rusia, un hombre fue a un supermercado a comprar una botella de vino. Al ver que el local estaba cerrado tuvo una idea muy poco ortodoxa; se hizo de un tanque de guerra que estaba estacionado en la calle para tirar abajo la puerta.