"¡Perdón! ¡Perdón! ¡Necesito que me saquen el auto!", gritó a los sorprendidos fieles.