Un cajero de una cafetería en Querétaro, México, fue grabado cuando le arrojaba un vaso de café caliente a una pareja que le pedía que le devolviera su dinero.