El hombre, cubierto por una sábana y con un cuchillo en la mano, protagonizó un peculiar atraco en un hotel de España.