Los ladrones ingresaron armados a una fábrica en Buenos Aires y se llevaron 638 cajas con paquetes de figuritas.