La mujer, de 35 años, se encontraba bien de salud física y mental. Durante el tiempo que estuvo perdida se alimentó de plantas y agua.