Policías calificaron de "indescriptible" el momento en que comenzaron a cavar y escucharon el llanto de la bebé, cuya madre ya fue detenida.