La tradición en China dictamina que se debe enterrar o incinerar el cadáver de un difunto íntegro, con sus miembros al completo.