El incidente se produjo en una oficina gubernamental del distrito de Brooklyn, donde los efectivos forcejearon para quitarle el niño a su madre.