El hecho ocurrió en Novo Horizonte, Brasil. Finalmente el dueño murió.