Eran sospechosos de haber robado un auto. La Policía dio con ellos y, antes de ser arrestados, se besaron apasionadamente.