A pesar de que las autoridades temían que el olor proviniera de una sustancia química peligrosa, no encontraron nada al examinar la aeronave.