Dos chicas de la ciudad rusa de Jabárovsk que no pudieron pagar un viaje en taxi fueron obligadas por el conductor a pintarse sus rostros con un conocido antiséptico de color verde, muy popular en Rusia.