El padre se negó a buscar tratamiento médico por su historial delictivo y podría enfrentar entre 20 y 40 años de prisión.