El pequeño avisó a la Policía y una oficial se presentó en su casa para asegurarle que cumpliría con lo solicitado.