Aunque la ola de frío que tiene a medio Estados Unidos tiritando es una ayuda en la ardua lucha contra especies animales invasoras han pasado situaciones insólitas.