Joy Buckley pensó que no podía tener hijos, pero después de tratamientos para la infertilidad tuvo una bebé de siete kilos, posiblemente la más grande de la historia de Nueva York.