Una mujer interceptó en la calle a la figura kircherista, Guillermo Moreno, y le dijo de todo.