Muchas de las crías fueron adoptadas por los residentes locales.