Los padres cambiaron de idea después de que un funcionario del Registro Civil de su pueblo les advirtiera de las consecuencias que un nombre así podría acarrear para el futuro de su hijo.