En la competición no se permite la interacción del robot con los humanos a menos que sea para darle la señal de salida.