El roedor había recibido una descarga eléctrica y pudo salvarse gracias al trabajo de varios ciudadanos.