Los demandantes de este anecdótico caso son unos vecinos citadinos que tienen una casa en una localidad rural donde se instalan solo en vacaciones.