Alumnos de colegio en Inglaterra optaron por esta original forma de protesta que terminó cambiando la normativa del instituto.