El hecho ocurrió en la reserva de Botsuana, África y fue filmado por los turistas