Que el amor cura lo puede asegurar una mujer británica que, gracias a un abrazo que le rompió una costilla, descubrió que sufría una grave enfermedad antes de que fuera demasiado tarde.