Una heladería en Florencia, Italia, recibió una multa de 2.000 euros por aprovecharse de los turistas.