La luna llena se apreció un 14% más grande y un 30% más brillante de lo habitual.