El delincuente se cubrió con una manta y realizó una danza de victoria mientras sus compañeros huían del edificio.