¿Gana el más grande o el más inteligente?