El pequeño llegó a la escuela con su pelo congelado y dejó en evidencia las pobres condiciones de los niños en la zonas rurales de China.