Los servicios de emergencia recibieron reportes de un "fuerte olor a gas" en la biblioteca de la Universidad de Canberra, en Australia.